ENDODONCIA EN LA CLÍNICA DENTAL JOSE MARTÍN

La endodoncia, ahora entraremos en más detalles, es una de las intervenciones que más se realizan a día de hoy entre los pacientes que tienen determinados dolores bucales que no han respondido de manera satisfactoria a otros tratamientos previos.

¿Qué es una endodoncia?

¿Una endodoncia qué es?, en esencia, no es otra cosa que un procedimiento a partir del cual se elimina, bien en su totalidad o bien en parte, la pulpa de la pieza dental al mismo tiempo que se deja perfectamente sellado el conducto pulpar.

El objetivo de la eliminación de la pulpa es eliminar el tejido blando compuesto por diferentes vasos sanguíneos y por nervios. De este modo, y una vez se ha concluido la intervención, se evita que el dolor vuelva a aparecer en la zona tratada, por lo que se puede decir que el dolor ha quedado erradicado.

¿Cómo se realiza una endodoncia?

El proceso de la endodoncia es algo bien sencillo, a día de hoy gracias al equipo que disponen los dentistas. De hecho, en la endodoncia la duración no debería superar la hora en condiciones normales.

A partir de aquí, decir que en la endodoncia el dolor no tiene lugar ya que nada más comenzar con la intervención se anestesia, a nivel local, la zona sobre la que se va a trabajar dejándola completamente insensibilizada. De este modo, no solo nuestro paciente está mucho más cómodo y relajado, sino que el propio dentista trabaja con una mayor facilidad y precisión. Será entonces cuando se proceda a la eliminación del tejido pulpar a través del conducto correspondiente, junto con el sellado del mismo.

Una vez dada por finalizada la endodoncia, únicamente hará falta algo de reposo para que la pieza dental vuelva a estar completamente funcional desde todo punto de vista.

¿Qué hacer para prevenir la endodoncia?

En la endodoncia la prevención es algo que se puede lograr de una manera muy sencilla ya que solo hay que seguir algunas pautas muy básicas de higiene y de cuidado dental.

Entre estas directrices a seguir, se recomienda cepillarse los dientes dos veces al día con cepillos que tengan las cerdas lo suficientemente blandas como para no dañar el esmalte o la encía y que, al mismo tiempo, sean firmes para eliminar la suciedad.

Asimismo, es fundamental que el cepillo de dientes no sea de grandes dimensiones ya que de este modo vamos a poder tener un mejor acceso a las zonas más complicadas de nuestra boca.

Destacar también que, al menos una vez a la semana, es muy recomendable hacer uso del hilo dental. Gracias, a él, y gracias a todos los tipos que nos podemos encontrar en el mercado, vamos a poder eliminar esos restos de suciedad que el cepillo por sí solo no puede.

El resultado de una endodoncia es tener una sonrisa bonita y unos dientes saludables.